X

Desigualdad: ¿Cómo vamos?

El auge económico que experimentó el país hasta el 2013 creó condiciones favorables para reducir la desigualdad.

Ello generó oportunidades para que millones de personas mejoren sus condiciones de vida y para la reducción de algunas dimensiones de la desigualdad en el Perú.

Sin embargo, los logros en la reducción de la desigualdad han sido limitados, pese al considerable crecimiento económico. Por ejemplo, aunque el Perú fue el segundo país de Latinoamérica con mayor crecimiento económico per cápita entre el 2000 y el 2014, apenas ocupó el puesto 16 por mejora en el Indice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, que mide los avances en esperanza de vida, escolaridad e ingreso familiar.

Los retos de la desigualdad siguen siendo inmensos en el Perú, y siguen afectando el nivel de vida de sus ciudadanos y ciudadanas.
+ +
x cerrar
+ +
x cerrar
+ +
x cerrar
+ +
La incidencia la hacemos todos/as. Entra en contacto con los actores políticos y expresarles tus ideas, desacuerdos y propuestas. ¿Comó? Haz click sobre la cuenta de Twitter y el mensaje que quieres enviar, selecciona el mensaje que deseas y listo: ¡Tweet Enviado!

Lima sin agua: ¿agua sí, mina no?

Por: Actúa.pe | Foto: Día Cero
viernes 29 de noviembre del 2019

El investigador de Cooperacción y especialista en la problemática minera y ambiental del Perú, José de Echave, responde algunas interrogantes en torno a lo que se dice sobre el uso del agua en las industrias extractivas en el país y los riesgos en el abastecimiento de agua en Lima a causa del proyecto minero Ariana.

¿Se contrapone la minería frente al agro o al agua?¿Impacto es sinónimo de contaminación?

“Hace un año Ojo Público hizo un informe donde analizaba la entrega de licencias de agua en zonas con minería y con estrés hídrico y las empresas mineras sin duda son competidor directo por el acceso al agua en las zonas donde se ubican. Los promedios nacionales pueden hacer que no veamos esa relación. Ahora, minería y agricultura…no podría decirse “ningún tipo de minería puede coexistir con ningún tipo de agricultura”. No es lo mismo una minería de hierro que una de cobre o de oro. La eco toxicidad del oro es mil veces mayor que la de cobre y la de cobre es 10 veces mayor que la de hierro. Entonces va a depender mucho de qué tipo de minería o de operación minera y de qué tipo de agricultura. No es lo mismo agricultura frutícola que agricultura de pastos, habría que analizar el detalle de cada sitio. Pero lo que sí me atrevería a generalizar es que si soy un poblador del valle de Tambo en Tía María y me dicen que al lado de mi valle a 2.5km se va a construir una operación minera, yo sí estaría totalmente preocupado. En primer lugar, porque por temas geológicos es muy probable que ese proyecto minero sea el inicio de un proceso de expansión minera en esa zona. Y en segundo lugar porque el Estado peruano no está en condiciones de garantizar esa coexistencia: no regula, no controla, no fiscaliza, no tiene presencia en los territorios eficiente y eficaz para ejercer y garantizar el equilibrio que se necesita.”

¿Qué porcentaje del agua disponible consume la minería?

“Esa pregunta no tiene respuesta rigurosa por la data en la Autoridad Nacional del Agua. El dato de que la minería usa el 1 ó 2% del agua es de 1979. Cada vez que se solicita a la ANA que actualice esa información, no lo ha hecho porque no tiene capacidad de monitoreo a nivel nacional, no tiene puntos de control o la gran mayoría de los que tiene están desactualizados. Incluso el dato más importante es el de la cuenca: si una empresa minera se ubica en una cuenca, habría que saber qué porcentaje de esa cuenca utiliza. Lamentablemente tenemos una ANA que está desfasada, que no tiene capacidad, que sigue sin tener la autonomía necesaria que debería tener cualquier ANA en el mundo, más aún en un país donde hay minería.”

¿La minería trata el agua de manera adecuada antes de devolverla al ambiente?

“La minería del siglo XXI en el 2019 ya no hace las cosas como las hacía antes. Nuevamente hay que diferenciar y eso ocurre mucho en las zonas de la parte rural donde hay minería, entonces vemos que no siempre se trata adecuadamente el agua empleada. Evidentemente en las grandes operaciones hay mayor cuidado, pero no siempre.”

¿Cuál es la situación del abastecimiento de agua en Lima?

“Es un excelente ejemplo de dónde sí y dónde no le conviene al país que haya minería. Lima es una de las dos ciudades en el mundo construidas en un desierto después de El Cairo en Egipto, pero no tiene ríos caudalosos en su entorno: ni la cuenca del Chillón, ni de la de Lurín ni la del Rímac. A partir de la década del 60 del siglo pasado en la medida que Lima se convertía y pasaba de ser una aldea a una ciudad, de dos mil habitantes hasta ser los 12 millones que somos actualmente, el Ministerio de Fomento se dio cuenta que el agua que bajaba por la cuenca del Rímac no era suficiente y que había que intervenir la zona alta de la cuenca que está en un distrito que se llama Marcapomacocha en la provincia de Yauyos en Junín. Entonces se decidió represar lagunas altoandinas para regularlas y construir reservorios. Lo más importante: se decidió trasvasar agua de la cuenca del Mantaro a la cuenca del Rímac. Más o menos el 60% de las aguas que bajan por la cuenca del Rímac son aguas del Mantaro que le hemos quitado a la parte oriental de la Cordillera de los Andes porque el Mantaro es un río que va hacia la cuenca amazónica. En esa zona se construyó el sistema Marcapomacocha, que es todo este sistema que permite regular, represar, abastecer, trasvasar y traer el agua hacia la cuenca del Rímac. Se sigue interviniendo la zona, se están haciendo dos construcciones para garantizar el agua porque hemos crecido tanto que hay casi un millón de limeños que no tienen agua potable en sus domicilios y hay que seguir aumentando la oferta de agua.

Precisamente en medio de todo el sistema Marcapomacocha está el proyecto Ariana de minería subterránea que está en medio de las lagunas: el agua que llega a Lima no solamente es agua superficial de lagunas o de túneles, también es agua subterránea y en medio de todo eso se ha ubicado ese proyecto Ariana. ¿Tiene sentido poner en riesgo toda esa infraestructura hídrica y natural? Necesitamos los túneles, los reservorios, los canales, pero también necesitamos seguir haciendo siembra y cosecha de agua para que mantener el abastecimiento. El proyecto Ariana es un absurdo; para empezar, el proyecto va a afectar las aguas subterráneas y si hay alguna falla en la operación del proyecto va a afectar también el túnel, y la presa de relaves está a menos de 100m. Es un escándalo: por primera vez Lima va a comenzar a sentir lo que otras poblaciones en el interior han sentido cuando les afectaban sus fuentes de agua. El 75% del agua que abastece a Lima viene de la cuenca del Rímac y SEDAPAL incluso está buscando ampliar está inversión. Marcapomachocha es todo un sistema de lagunas altoandinas, el túnel transandino permite trasvasar las aguas del Mantaro y dentro de la zona de influencia directa del proyecto minero están las lagunas que abastecen de agua a Lima.”

Enlace permanente: https://actua.pe/?p=3814