X

Desigualdad: ¿Cómo vamos?

El auge económico que experimentó el país hasta el 2013 creó condiciones favorables para reducir la desigualdad.

Ello generó oportunidades para que millones de personas mejoren sus condiciones de vida y para la reducción de algunas dimensiones de la desigualdad en el Perú.

Sin embargo, los logros en la reducción de la desigualdad han sido limitados, pese al considerable crecimiento económico. Por ejemplo, aunque el Perú fue el segundo país de Latinoamérica con mayor crecimiento económico per cápita entre el 2000 y el 2014, apenas ocupó el puesto 16 por mejora en el Indice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, que mide los avances en esperanza de vida, escolaridad e ingreso familiar.

Los retos de la desigualdad siguen siendo inmensos en el Perú, y siguen afectando el nivel de vida de sus ciudadanos y ciudadanas.
+ +
x cerrar
+ +
x cerrar
+ +
x cerrar
+ +
La incidencia la hacemos todos/as. Entra en contacto con los actores políticos y expresarles tus ideas, desacuerdos y propuestas. ¿Comó? Haz click sobre la cuenta de Twitter y el mensaje que quieres enviar, selecciona el mensaje que deseas y listo: ¡Tweet Enviado!

Perú, ¿país minero?

Por: Actúa.pe
viernes 27 de septiembre del 2019

Conversamos con José De Echave, Responsable del programa Derechos colectivos e industrias extractivas de Cooperacción sobre las afirmaciones de algunos actores en torno a la actual discusión sobre la minería y su impacto en el territorio nacional.

MITO: “La minería solo se da en el 0.1% del territorio nacional”

RESPUESTA: El porcentaje de territorio nacional que tiene actividad minera varía año a año porque hay concesiones que vencen y que no son renovadas, esto está vinculado a las exploraciones. Hubo una subida en la década de los 90, después baja, esto ha sido parte del super ciclo de precios: llegamos a 21.13%, después baja y ahora estamos en una situación más o menos estable. A mayo de este año era 14% del territorio nacional: 18 millones de hectáreas. Hay regiones que tienen un porcentaje muy fuerte de concesiones: Moquegua tiene 53.72%. Esta data es oficial de la DIGEMED pero hay que manejarla con rigurosidad: la concesión es un derecho minero que entrega el Estado a la empresa minera, pero eso no quiere decir que toda concesión se vaya a convertir en explotación minera.

La concesión no da derecho a propiedad superficial; por eso la diputa entre el derecho minero y del propietario superficial que puede ser una comunidad campesina o un propietario individual. En el caso de industrias extractivas, a las concesiones mineras hay que agregarle los lotes de hidrocarburos que se entregan. Los lotes de hidrocarburos están en la Amazonía o el zócalo continental; entonces en conjunto si bien no se puede decir que todo el país está concesionado, sí hay un porcentaje importante de concesiones otorgado a empresas mineras o petroleras.

MITO: “La minería formal identifica y controla sus impactos con el uso de nuevas tecnologías, a diferencia de la minería informal”

RESPUESTA: Evidentemente la minería formal no opera como la minería informal, pero al mismo tiempo vemos operaciones supuestamente modernas que generan contaminación. Sería absurdo no aceptar que las operaciones mineras no son como las que se desarrollaron el siglo pasado pero que no generan impacto, que todo sea perfecto o todo esté encapsulado tampoco es cierto. Obviamente tampoco se puede comparar con lo que ocurre en las zonas de minería informal donde no hay ningún tipo de regulación, control o fiscalización y se generan los impactos que hemos visto.

Este año Goldfields, una empresa sudafricana que tiene un proyecto minero relativamente nuevo en el país de entre 10 y 15 años en operación en Bambamarca (Cajamarca), ha tenido un problema porque su cancha de relave se desbordó e impactó la cuenca. Cobriza hace poco, que pertenecía a Doe Run -una empresa en EE.UU. que no tiene buenos antecedentes- como era una operación antigua implementó un programa de adecuación y manejo ambiental para estar acorde con los estándares ambientales de la legislación peruana. La presa de relaves de Cobriza se desbordó hace poco y ha creado un impacto ambiental muy fuerte que llega hasta el río Mantaro.

Podría seguir utilizando ejemplos: Caudalosa Chica es una operación en Huancavelica y también su presa de relaves colapsó, y a nivel internacional lo que ha pasado en Brasil, en Minas Gerais con una operación de la empresa Vale que es la segunda más grande en el mundo donde nuevamente por segundo año consecutivo la misma zona la operación colapsa y produce un gran impacto.

MITO: “Los conflictos sociales son una amenaza para la inversión minera y se producen por intereses particulares, no por demandas justas”

RESPUESTA: En los conflictos mineros hay que tener la capacidad de diferenciar lo que son las agendas legítimas de la población de lo que pueden ser las agendas ilegítimas. En el caso de Las Bambas si vemos a un par de abogados lo que les interesa es cobrar un porcentaje de una negociación y en función de eso están buscando crear un escenario de violencia, de enfrentamiento se ve claramente la agenda ilegítima, pero más aún si soy Estado y estoy interesado en que un conflicto se solucione eso no me puede llevar a generalizar que todo el conflicto se mueve en función a esa agenda ilegítima; yo tengo la obligación de identificar la agenda legítima, eso es lo clave y fundamental: diferenciar lo legítimo de lo ilegítimo. En todo conflicto minero sí hay una agenda legítima que debería predominar.

MITO: “Es una pésima señal para el desarrollo del Perú la suspensión de la licencia de construcción del proyecto minero Tía María”

RESPUESTA: La empresa debería desistir del proyecto. Southern tiene otras operaciones en el país. Lo serio y lo razonable es si un proyecto minero no tiene licencia social no puede salir adelante, eso forma parte de la narrativa de los empresarios. El gobierno da la impresión de que, si bien se demoró en reaccionar, debió establecer diálogo antes de entregar la licencia de construcción. Lo cierto es que el gobierno ha tenido que respetar la normativa vigente y no tenía otro camino que brindar la licencia de construcción.

El proyecto debería suspenderse de manera indefinida, es lo responsable que correspondería porque además situaciones como esta afectan a las otras empresas mineras: sin Tía María de repente no hubiera estallado el conflicto de Quellaveco, ya estaba en proceso de construcción sin mayor problema y Quellaveco es cuatro veces más grande; al lado de Tía María hay otro proyecto que se llama Mina Justa que está también en proceso de construcción en el sur de Ica.

Las principales interesadas en suspender de manera indefinida el proyecto deberían ser las propias empresas mineras, esto afecta su imagen. Piden “que se imponga el principio de autoridad”, entonces ¿ quieren que un proyecto minero se imponga a sangre y fuego? En el Perú o en cualquier parte del mundo si un proyecto minero no tiene licencia social para operar no se desarrolla, así de sencillo. Esperemos algún gesto de parte del lado empresarial.

Enlace permanente: https://actua.pe/?p=3791