X

Desigualdad: ¿Cómo vamos?

El auge económico que experimentó el país hasta el 2013 creó condiciones favorables para reducir la desigualdad.

Ello generó oportunidades para que millones de personas mejoren sus condiciones de vida y para la reducción de algunas dimensiones de la desigualdad en el Perú.

Sin embargo, los logros en la reducción de la desigualdad han sido limitados, pese al considerable crecimiento económico. Por ejemplo, aunque el Perú fue el segundo país de Latinoamérica con mayor crecimiento económico per cápita entre el 2000 y el 2014, apenas ocupó el puesto 16 por mejora en el Indice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, que mide los avances en esperanza de vida, escolaridad e ingreso familiar.

Los retos de la desigualdad siguen siendo inmensos en el Perú, y siguen afectando el nivel de vida de sus ciudadanos y ciudadanas.
+ +
x cerrar
+ +
x cerrar
+ +
x cerrar
+ +
La incidencia la hacemos todos/as. Entra en contacto con los actores políticos y expresarles tus ideas, desacuerdos y propuestas. ¿Comó? Haz click sobre la cuenta de twitter y el mensaje que quieres enviar, selecciona el mensaje que deseas y listo: ¡Tweet Enviado!

#7 Laboratorio: Empleo digno y derechos laborales

Por: Actúa.pe
jueves 05 de octubre del 2017

El Laboratorio #7 abordó el tema del empleo digno y derechos laborales. En un primer momento contamos con la participación testimonial de dos trabajadoras: Mercy Castillo, dirigente del sindicato Topitop y responsable de la secretaria de organización de la Federación Nacional de Trabajadores Textiles del Perú (FNTTP), y a Ana Arias, exdirigente del Sutep Lima.

Las trabajadoras contaron sobre la situación de su sector. Mercy Castillo narró que su sindicato se constituyó en el año 2006, antes de eso, la situación en su empresa era de una aguda precarización laboral, manifestadas en largas jornadas de trabajo obligatorio, pago de gratificación a través de prendas de vestir, sin planilla, con trabajo condicionado los días domingos, etc. Condiciones que los trabajadores aceptaban por la necesidad de tener un puesto laboral, además de que no confiaban en la defensa de sus derechos por parte del Ministerio de Trabajo.

Mencionar que, aunque la empresa se encargó de hostigar a los trabajadores sindicalizados de diversas maneras, el gremio pudo resistir y mejorar la situación delos obreros y obreras.  Frente a la pregunta sobre su condición de mujer, Mercy aceptó que es difícil para una mujer ejercer su derecho de sindicalización por su entorno familiar y por determinadas prácticas patriarcales que también surgen en la organización gremial.

 

La maestra Arias cuenta que en la década de los ochenta los profesores tenían un sueldo menor pero las condiciones laborales eran mejores, que además existía un sentido de colectividad en el sector, que con el avance del neoliberalismo y el sistema de meritocracia hizo que los maestros no fueran más compañeros sino competencia. Los profesores ahora no tienen estabilidad laboral y son constantemente evaluados por diversas instancias. Esas evaluaciones, muchas veces, no toman en cuenta la realidad social y económica del alumno, por tanto, el profesor es responsabilizado de todas las deficiencias que pueda tener su aprendizaje.

Ambas trabajadoras encontraron una relación en su experiencia: la educación pública se encuentra tan desabastecida, con profesores en malas condiciones laborales, con niños con mala alimentación y situación familiar problemática, que esos alumnos son la futura mano de obra de esas fábricas, para vivir esa situación precaria laboral.

En una segunda parte, tuvimos al economista Félix Jiménez y al abogado laboralista Julio Gamero. Félix Jiménez expuso que antes había un acuerdo entre el capitalismo y la democracia para que el Estado supliera las injusticias sociales, pero luego eso cambió por la consigna de auto-regulación del mercado y la casi desaparición el Estado como fiscalizador. El Perú también “copió” esa consigna, pero los resultados no fueron tan exitosos: las oportunidades de generación de empleo desde 1990 hasta el 2013 fueron menores que las producidas desde 1960 hasta 1980. Además, el sueldo en los ochenta era proporcionalmente mayor que el de ahora.

El neoliberalismo se rige bajo la premisa de que los costos laborales (derechos sociales) deben ser los más bajos posibles para que haya competitividad y los mercados sean más capaces.  Para que la población acepte eso, se crean mitos que son necesarios combatir.

Por su parte, Julio Gamero siguió la misma línea al decir que el neo-liberalismo acabó casi con toda la organización sindical, señalando de esta forma que felizmente, sindicatos como Topitop están naciendo para recuperar el derecho al trabajo. Es importante señalar que, para ponerle fin al empleo precario, es primordial, según Jiménez, modificar la estructura productiva, es decir, dejar de depender de la venta de materias primas. Debe de iniciarse y consolidarse un proceso de re-industrialización del país, haciendo que la economía se acople a nuestra geografía y demografía. Además, se debe defender a los sindicatos, combatir la corrupción y reformar la política de partidos. Finalmente, Gamero indica que los sindicatos son un arma de distribución de la riqueza, así hayan contradicciones dentro de su organización. Añadiendo también, haciendo referencia a los jóvenes, que, para luchar, también deben de ir en busca del poder político para transformar la sociedad.

   

Como cierre de la jornada, se reflexionó en torno al uso de las herramientas comunicativas y como estás son parte esencial de una campaña política. Johanna Málaga, del colectivo Kawsaypaq, dio una explicación respecto como pensar de forma comunicacional distintos tipos de campañas vinculadas al activismo ciudadano y juvenil.

Fotos:

Fotos del Laboratorio #7

Recursos:

Cómo hacer una estrategia de comunicación

 

Enlace permanente: https://actua.pe/?p=2228