X

Desigualdad: ¿Cómo vamos?

El auge económico que experimentó el país hasta el 2013 creó condiciones favorables para reducir la desigualdad.

Ello generó oportunidades para que millones de personas mejoren sus condiciones de vida y para la reducción de algunas dimensiones de la desigualdad en el Perú.

Sin embargo, los logros en la reducción de la desigualdad han sido limitados, pese al considerable crecimiento económico. Por ejemplo, aunque el Perú fue el segundo país de Latinoamérica con mayor crecimiento económico per cápita entre el 2000 y el 2014, apenas ocupó el puesto 16 por mejora en el Indice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, que mide los avances en esperanza de vida, escolaridad e ingreso familiar.

Los retos de la desigualdad siguen siendo inmensos en el Perú, y siguen afectando el nivel de vida de sus ciudadanos y ciudadanas.
+ +
x cerrar
+ +
x cerrar
+ +
x cerrar
+ +
La incidencia la hacemos todos/as. Entra en contacto con los actores políticos y expresarles tus ideas, desacuerdos y propuestas. ¿Comó? Haz click sobre la cuenta de twitter y el mensaje que quieres enviar, selecciona el mensaje que deseas y listo: ¡Tweet Enviado!

Impuestos y Desigualdad en el Perú

Por: Grupo Propuesta Ciudadana
miércoles 13 de junio del 2018

Históricamente los impuestos han sido considerados por muchos actores económicos como una pesada carga sobre la riqueza que generan. Sin embargo, en los países avanzados, el sistema tributario juega también un rol en la redistribución. Si son bien administrados, los impuestos se transforman en escuelas, hospitales, albergues para ancianos y toda clase de obras públicas. Un sistema tributario que cobra a los más ricos y redistribuye hacia los más pobres se denomina progresivo. Por el contrario, un Estado que vive de sangrar impuestos a los más pobres es considerado regresivo.

En el caso del Perú, desde los 90’s el sistema tributario ha sido modificado de tal forma que ha aumentado su regresividad. Así pues, el impuesto a la renta que pagan las empresas medianas y grandes cayó de 35% en 1990 a 29.5% el 2017. Los ingresos (sueldos) más altos, pagaban 45% en 1990, mientras que ahora solo pagan 30%. Los dividendos (forma de repartir utilidades entre los accionistas de las empresas) antes pagaban 31%, mientras que ahora solo pagan 5%. Finalmente, el único impuesto que ha subido en comparación a inicios de los 90’s es el Impuesto General a las Ventas (IGV) que lo pagamos todos independientemente de cuánto ganemos.

Fuente: SUNAT. Elaboración: GPC.

En vista de lo anterior, y ante la necesidad de reducir el déficit fiscal y la deuda pública, habría que evaluar si en vez de encarecer los alimentos y los costos de producción a través del aumento del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) a los combustibles no buscamos retomar parte de la progresividad que nuestro sistema tributario alguna vez tuvo. No solo para financiar la inversión pública que genera desarrollo, sino también para combatir la desigualdad.

Enlace permanente: https://actua.pe/?p=3027