X

Desigualdad: ¿Cómo vamos?

El auge económico que experimentó el país hasta el 2013 creó condiciones favorables para reducir la desigualdad.

Ello generó oportunidades para que millones de personas mejoren sus condiciones de vida y para la reducción de algunas dimensiones de la desigualdad en el Perú.

Sin embargo, los logros en la reducción de la desigualdad han sido limitados, pese al considerable crecimiento económico. Por ejemplo, aunque el Perú fue el segundo país de Latinoamérica con mayor crecimiento económico per cápita entre el 2000 y el 2014, apenas ocupó el puesto 16 por mejora en el Indice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, que mide los avances en esperanza de vida, escolaridad e ingreso familiar.

Los retos de la desigualdad siguen siendo inmensos en el Perú, y siguen afectando el nivel de vida de sus ciudadanos y ciudadanas.
+ +
x cerrar
+ +
x cerrar
+ +
x cerrar
+ +
La incidencia la hacemos todos/as. Entra en contacto con los actores políticos y expresarles tus ideas, desacuerdos y propuestas. ¿Comó? Haz click sobre la cuenta de twitter y el mensaje que quieres enviar, selecciona el mensaje que deseas y listo: ¡Tweet Enviado!

El Ministerio de la Mujer en peligro de muerte

Por: Rocío Silva Santisteban | Foto: Percy Ramirez
martes 25 de julio del 2017

Este artículo ha sido publicado previamente en La República.

Son mucho más que rumores los que circulan sobre la probable fusión del Ministerio de la Mujer con el Ministerio de Inclusión Social. El presidente Kuczynski incluso le ha dado un nombre: MUFADIS (El Comercio, 16-07-2017), es decir, Mujer, Familia e Inclusión Social, lo que implicaría en la práctica haber cedido ante las presiones de los grupos ultraconservadores para invisibilizar nuevamente a la mujer dentro de la familia. ¡Por qué nos empujan a la familia cuando las mujeres peruanas tenemos problemas que van mucho más allá de lo doméstico!

El gobierno de Ollanta Humala separó a estos dos ministerios, por eso, como dice Cayetana Aljovín, hoy tienen muchas funciones que se duplican. Algo que debería solucionarse con un MOF bien hecho. Pues, políticamente, sería gravísimo no la fusión por sí misma, sino la inevitable decisión de subsumir el tema de la mujer a situaciones de vulneración (poblaciones vulnerables) porque ese no es el problema central.

¿Entonces cuál es? Que a las mujeres en el Perú nos están matando, nos están violando, nos están destruyendo. Por qué somos vulnerables dirán algunos… ¡No, porque somos machistas! Y porque el machismo, es el caldo de cultivo de un patriarcado dependiente y con una historia de violencia sexual impune del conflicto armado interno, cobra dimensiones de violencia homicida y perversa.

¿Un Ministerio de la Mujer puede trabajar contra la violencia de género? No puede, ¡debe! Es su tarea primordial y sé que, desde esta gestión como varias anteriores, lo han planteado como un objetivo principal. El problema es que se requiere de una ministra que realmente se compre el pleito y que lidere una gran campaña nacional como contraofensiva a la violencia machista.

Eso no lo he visto, lamentablemente, y creo que una Ministra de la Mujer no puede ser solo una funcionaria gris; debería de estar en el campo de batalla con las armas en ristre: un lenguaje sólido que apele a las normas internacionales que, como país hemos suscrito, para defender los esfuerzos de años, planteando políticas públicas que promuevan la capacidad de las mujeres. Las mujeres necesitamos a una mujer empoderada en el Consejo de Ministros y un presupuesto exclusivo para nuestros problemas concretos.

El Ministerio de la Mujer en el Perú se inició en 1994: se trata de uno de los primeros países en América Latina que asume la necesidad de políticas públicas para las mujeres. Obviamente fue una medida populista de Alberto Fujimori en la búsqueda de alianzas con los sectores de mujeres para cooptar el gran tejido social de los comedores populares y las mujeres organizadas. Fujimori ganó y cooptó estos sectores: pero a más de 17 años de ese proceso, sería importante saber qué pasa hoy y si se ha hecho o no trabajo político directo con las mujeres. No me refiero a un tutelaje ni a una politización tipo chavismo. Me refiero a políticas que, como ciudadanas, nos permitan organizarnos, educarnos, empoderarnos, fortalecernos. Las mujeres peruanas estamos hartas de la “palmadita en la espalda”.

Enlace permanente: https://actua.pe/?p=1880